LA INVENCION DE LOS ELECTRODOMÉSTICOS

06475.jpg

Ahora que se acerca la primavera, las mujeres florecen. Con las alergías, algunas hacen a cada rato: “ah, ah, ah….” y antes de estornudar se tapan la nariz, con lo que las calles se llenan de mujeres y hombres que gimotean sin llegar al clímax. Un auténtico coitus interruptus.

El tópico dice que la primavera es la estación del amor. Sin embargo, cuando nos casamos, los hombres y las mujeres nos comportamos de forma distinta. Para las amigas de ella, la boda es una buena noticia. Se entusiasman y dicen: ¡Ay, qué bonito! ¡Qué ilusión! Tus amigos en cambio ponen cara de pésame y te dicen:

-Quiyo, lo siento.

Es como si alguien se hubiera muerto. De hecho, acaba de morirse TU PITO. Porque cuando te casas, tu organo favorito, el amigo de tu infancia, deja de trabajar con la intensidad de antaño. El momento en que el anillo penetra en el dedo, es tu última penetración en condiciones. A partir de ese instante, ellas empiezan a elaborar excusas para no hacer el amor. Cuando la mujer dijo:

-Ahora no, que tengo que lavar la ropa.

Nosotros inventamos la lavadora. Volvímos a intentarlo, pero entonces ella dijo:
-Ahora no, que tengo que tender.

Nos pusimos manos a la obra e inventamos la lavadora con secadora.

Quisimos hacer el amor, pero ellas se inventaron lo del dolor de cabeza. ¡Joder, si la cabeza no la necesitas para nada. Si el daño no te lo voy a hacer ahí…! Total, que nos metimos en el laboratorio e inventamos…¡la aspirina! Entonces pensamos, ya no tienen excusa para el kiki, le he comprado la lavadora con secadora y tengo en la mesilla de noche un vaso de agua con aspirina. Pero entonces ellas dijeron:

-Es que tengo que hacer de comer.

Y entonces inventamos los platos congelados, las latas de conserva, el micro ondas, el Burguer King, la comida a domicilio, la chacha, la baby sitter para cuidar a los niños, el jacuzzi para que no dijera “me duele la espalda”, el 3 en 1 para que no dijera “es que la cama chirria”, la jornada partida para que no dijera “es que el trabajo me estresa”. Inventamos los tabiques con aislante para que no dijera: “nos oyen”. Las empresas de reformas para que antes de hacer el amor no miraran al techo y dijeran: “es que hay que pintar”. Y aún así, cuando preguntábamos:

-¿Lo hacemos…?

Ellas seguían poniendo excusas. Hasta que un día, el hombre se cansó y dijo:

-¿Por qué en vez de esperarla tanto, no me voy con las jais de la Casa de Campo?

Y eso fue lo que ocurrió. Como ellas no hacían su trabajo, nos fuímos con la competencia. Aunque gracias a esa dinámica prosperaron empresas como Mediamarkt. En fin, toda una lección de economía.

Explore posts in the same categories: TODO

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “LA INVENCION DE LOS ELECTRODOMÉSTICOS”

  1. capcomgirl Says:

    JAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!

    JAJAJAJAJAJA m parto !! un saludo tan genial como siempre!!
    MUUUAks


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: