SICKO ME PONE SICK

Acabo de verme el próximo documental de Michael Moore titulado Sicko. Me pareció tan progre que cuando llegaron los créditos decidí hacerme suscriptor a Libertad Digital de por vida . Me dio tanto cargo de conciencia que incluso recé por primera vez en años, y le pedí a Dios mucha salud para don Pío Mora y don Federico Gimenez Losantos. Incluso empecé a pensar si el pobre George Bush no habría sido una víctima inocente de este agitador de conciencias. Ya lo dijo Jay Leno: “cuando se te va la mano con tus opiniones personales, estás jodiendo la comedia”.

Sicko es un paseo por el sistema de salud américano. Un sistema en manos de las aseguradoras. ¿Qué significa eso? Pues que si te amputas la mano currando con una motosierra, tiene que venir un señor, hacer un informe pericial a lo CSI y decidir cuántos dedos cubre tu poliza. Por ejemplo, si tu poliza cubre 10.000 dolares, solo tienes derecho a reimplantarte un meñique, o un apósito de plástico, pero no un dedo índice valorado en 60.000 euros. Todo eso, como el hecho de que gente con mala suerte enferme, y acaben en la calle porque no pueden pagar el hospital, daría pie a muchos tipos de tratamientos cómicos. Pensemos por ejemplo en El Verdugo. Una forma de atizarle a la pena de muerte sin caer en moralinas ni en ñoñadas. Pero Moore ha querido ir de abuelita Capra, y la cosa apesta a culo.

En fin, la denuncia de Moore no me parece mal. Pero es el tono didáctico, una mezcla entre Pedro Ruíz y Angel Ácebes, lo que enferma. El bueno de Michael habla de salud y compara el sistema europeo o el canadiense con el americano. ¿Y cómo lo hace? Pues como si todos fueramos alumnos de la LOGSE que solo saben la A-E-I-O- U. El cineasta premiado con un Oscar afirma que Cánada, Inglaterra o Francia son el paraíso. Para ello nos explica que una familia francesa media suele ganar 120.000 euros al año, tener en propiedad una vivienda de 200 metros cuadrados en París y gozar de asistencia sanitaria gratuita (por no hablar de guarderías, vacaciones de un mes, etc). Es una pena que Michael se corte tanto. ¿Por qué no elegir como modelo de matrimonio francés típico a Carla Bruni y Sarkozy?

Lo lastimoso es que un hombre tan informado como él se olvide de las mascletás que te organizan los jovenes franceses en los suburbios de París. Eso sí, cuando reciben una pedrada en la chota, en el hospital no les cobran. Ya tienen bastante con cobrar de los antidisturbios.

En fin, Sicko me pone Sick y también Sad. Y lo peor es que parece hecho con el dick. La demagogia llega tan lejos que el bueno de Michael decide llevar a un grupo de americanos abandonados por su sistema de salud a Cuba. Y allí, el pueblo hermano, se ofrece a curarles dándoles asistencia sanitaria gratuita. Como en los viejos documentales de la URSS, solo faltó que apareciera Stalin arreglándole un tractor a un campesino. Resumiendo, la denuncia de Michael es acertada, pero como cuento, prefiero el de los pastorcillos de Belén, o ese otro que dice que hay un señor gordo en una nube llamado Dios que observa con interés todo lo que hacemos (es una definición de George Carlin). Cualquiera con dos dedos de frente sabe que Dios no perdería tanto tiempo viéndonos. Preferiría ver nuestros mejores momentos en un zapping.

Explore posts in the same categories: TODO

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

5 comentarios en “SICKO ME PONE SICK”

  1. Lajarín Says:

    Es lo que tienen los americanos, al final se les ve el cartón… Incluso he llegado a oir que el maiquel mur es un asalariado del gobierno USA, algo así como eso de que la Coca Cola creó la Pepsi para hacerse ellos mismos la competencia…

  2. elsonidoylafuria Says:

    Sicko podría haber sido escrito por un jefe de prensa de la Corea de Kim Il Sung. Lo jodido es que en el docu se demuestra que a los américanos les han tangado, y que el sistema les estafa. 50 millones de tíos no tienen ningún tipo de cobertura. La pena es que el tipo no ha tenido la cabeza fría, y se convierte en una monja misionera que da lástima.

  3. darkhalf Says:

    No me sorprende en absoluto. Lo peor de todo es que seguro que a pesar de todo eso resulta un documental divertido.

    PD: es curioso que se nos haya ocurrido hablar de Michael Moore a los dos.

  4. Miss Julie Says:

    Eso se llama populismo.

    A mí ya me dió mala espina cuando se aprovechó del Alzheimer de Charlton Heston y le mostró hecho una ruina. Ese tipo de cosas ¡Uhmmm!

    Lo peor es que lo que dice es verdad pero tienes razón, no es necesario pringarse y encima meterle moralina. Creo que además en el trato es bastante desagradable el gordito.

    Pero por fa, por fa, lo de hacerte de Libertad Digital y todo eso… ¡No, no…!

  5. juagals Says:

    Es cierto que Moore peca de portador de la verdad, ese tonillo burlesco hasta el extremo mosquea un poco.
    En realidad, el tema tratado es un acierto (quizá no del todo la forma), pero lo juzgamos desde una mentalidad europea, no olvidemos que a los americanos o se lo das mascadito o…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: