COSAS QUE NO NOS EXPLICAN

Desde que existe Internet, los 300 mil liberados sindicales han tenido tiempo más que suficiente para bucear aquí y allá olisqueando lo que se venía encima. Ninguno dijo nada. Ninguno levantó la mano para recordar que fabricar un coche en China sale más barato que en Sabadell. Quizás si alguien lo hubiera advertido esas factorias podrían haberse transformado hace  tiempo   en otra cosa. Quizás no.

En líneas generales, es evidente que un país que basa su PIB en Turismo de chancleta, construcción y automoviles lo tiene muy chungo de cara al futuro. Creo que ese campeón de las derrotas llamado Rajoy y su oponente, el mago de la chistera, deberían pararse un poco para explicarle unas cuantas cosas al personal. Por ejemplo, ¿cómo será el futuro?

Ahora se dice que el problema de España es también de formación, pero resulta que  la generación mileurista es una de las más preparadas de la Historia. En mi opinión, nuestro país  tiene sobre todo un problema de mentalidad emprendedora, con miles de pequeñas empresas escasas de capital. Falta también capital. Y faltan visionarios.

Vamos hacia un mundo donde la gente no querrá pagar por muchos servicios que ahora tiene. Entre otras cosas porque podrá encontrarlos por la patilla en Internet. Desde recortables para niños, libros, vídeos, consejos médicos o recetas de cocina. La estructural piramidal se resquebraja. Ya no queremos que un locutor de los 40 nos diga cuál es la música más chachi. Ni que un programador de televisión decida a qué hora emite la serie que nos gusta. El mundo del periodismo ha recibido de manera brutal ese impacto. Se han democratizado muchos bienes que antes eran escasos. Las cámaras de fotos, los programas de edición, los de música, los de diseño, los de efectos especiales… Hoy cualquiera puede probar, y un señor de Albacete puede analizar la realidad con la misma sensatez que un gurú de las ondas. El resultado:  los precios de muchos productos bajarán. 

El sector de las comunicaciones ha sido uno de los primeros en recibir las pedradas de esta crisis sistémica. Pero llegará un día en que otros sectores más protegidos (abogados, notarios, médicos) también las pasen canutas. Será el día en que alguien cree una gran base de datos que permita resolver dudas muy específicas on line. En definitiva, todo lo que antes era exclusivo de un grupo (el conocimiento de un fontanero, de un mecánico, de un cocinero) está ya en la red.  O podrá estarlo.

La pregunta para el futuro es: ¿qué cosas querremos comprar?, ¿qué productos querremos pagar? En el mundo del espectáculo la gente vuelve a las salas y considera que merece la pena pagar por una experiencia en vivo.  Funcionan los parques de atracciones, los cars, el paintball, los monólogos, los videojuegos…Seguiremos pagando por una experiencia (o por una promesa de experiencia) gastronómica, sexual, sensorial (esas vacaciones distintas a las demás). Para las industrias de entretenimiento, con millones de parados que  tardarán años en volver a tener empleo será un buen momento, pero a unos precios muy bajos. En lugar de lamentarse por nuestra mala cabeza -nuestra dieta de garbanzos y cervecitas no da para más-, alguien debería imaginar ese futuro. Algunos ya lo están haciendo. Pero en los medios solo sale Belen Estebán.

Explore posts in the same categories: Actualidad

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

7 comentarios en “COSAS QUE NO NOS EXPLICAN”

  1. Cranky Says:

    En mi humilde opinión, precisamente la tele que sobrevivirá será las de las Belenes Estebans y demás fulanas y fulanos, esos “realitis” que solo se pueden seguir en directo o semi-directo, aquello que sea “noticia” inmediata. También el fútbol, claro. Mira el giro que dio la MTV, bien que lo veía venir. Series y películas por Internet, de una forma y otra. Y como señalas, más ganas que nunca de experimentar en vivo. Que masturbarse está bien pero ver a las mozas por la calle en primavera no tiene precio.

  2. lajarín Says:

    Ah, que Belén Esteban no mola ahora, ¿no?


  3. Buena reflexion.
    Desde mi punto de vista (y eleccion empresarial personal) creo que todo esto nos va a llevar a un cambio en las costumbres de consumo, pero eso no nos va hacer dejar de consumir.
    Creo que de todo esto saldrá el producto de calidad, el servicio que te de un valor añadido que puede ser perfectamente una sonrisa al leerlo o unas palomitas al verlo. (O que te hagan la pelota comprando, o que… no , la mente humana es impredecible).
    Somos una generacion preparada en extremo, el problema es que no nos han enseñado a improvisar y ese es realmente el valor a desarrollar, esos seran los brotes verdes.
    Pero ¿nos han preparado para pensar por nosotros solos?

  4. antonio Says:

    interesantes y afiladas reflexones. el lobo

  5. gromland Says:

    Comenta Vd., estimado Carlos: “Pero llegará un día en que otros sectores más protegidos (abogados…) tambíén las pasen canutas”. Pues no se crea, que a muchos de mis ex-compañeros ya se les afila el colmillo cada vez que se menta a Legalitas en casa del abogado (a todo esto, ejercí unos lustros como picapleitos; lo digo porque si no se entendería lo de “ex-compañeros”; y, qué coño, porque me gusta recordar que ya no lo soy!).
    Me temo que acierta de pleno con la mención a la Esteban: vivimos en una sociedad de saldo, de pillería y del “pá qué coño le voy a pagar a un abogao, si una telefonista muy maja ya me ha dicho qué hacer con los papeles de la herencia”. La gente ha discurrido que todos los atajos son posibles, aunque al final del camino haya un barrancazo de tres pares de liendres. En fin, coincidiendo con Vd., viva el “Jamonilla Way of Life!”.

    Afectadísimos saludos.

  6. Lendínez Says:

    Amigos,

    Lamentablemente estamos en una etapa en la que los españoles solo queremos reir. Y digo lamentablemente porque en la vida no todo es reir, también hay momentos de llorar. Y cuando una risa tapa una lágrima, esa lágrima se guarda. Algunos ya empiezan a llorar. La única esperanza es que haya pañuelos para todos.

    Y ni soy economista ni estoy números ni soy vidente. Solo soy un via-andante que mira, rie y llora, pero sobretodo rie, que luego todo se sabe.

  7. mmm Says:

    ¿De donde sacas la cifra de los 300.000 liberados?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: