HAGÁSELO USTED MISMO

Vivimos en un sistema tan sorprendente como divertido. Hace algunos años, un listo decidió eliminar empleos en los supermercados. ¿Cómo? Haciendo que el cliente reemplazara al mozo de almacén. La operación era sencilla. El mismo tío que venía a dejarse la pasta comprando comida era el que la buscaba por los pasillos y el que llenaba su carrito. ¿Imbécil? No, nueva denominación de cliente.

El sistema era tan perfecto como perverso. Al llegar a la caja registradora, el individuo  adoptaba de manera inconsciente las técnicas de la cadena de montaje de Ford, se ponía a llenar bolsas como un loco, y los tipos que hacían cola detrás de él se convertían automáticamente en sus capataces. Mediante miradas severas, o chasquidos de lengua reprobando su lentitud, hacían que el proceso de pago fuera rápido y eficaz. Y además, gratis. Lo maravilloso de todo es que esa espontánea relación capataz-esclavo se esfumaba en cuanto el comprador salía renqueando con sus bolsas.

Desde entonces, muchos han copiado la técnica. El hágaselo usted mismo…, que yo le voy cobrando, se ha extendido como la pólvora.  Se aplica a los muebles, a las fotocopias, a los viajes –con las agencias por internet-, a los restaurantes de buffet abierto donde uno se pone el plato, se lo cocina y no acaba lavando los cacharros de puro milagro. Aunque todo llegará…

 Yo, siempre que puedo, evito ese tipo de negocios donde uno es cliente y currante al mismo tiempo. Prefiero que las cosas me las hagan. Me siento bien cuando alguien me monta un mueble. Me digo: “mira qué bien lo hace”. En cambio, cuando lo hago yo, me siento gilipollas. Me vienen ideas extrañas. Me pongo triste y empiezo a pensar que debería haber estudiado carpintería. Que desperdicié mi vida al dedicar tan poca atención al bricolaje y tanta a la masturbación.

 El “hágaselo usted mismo” parte de un presupuesto optimista. Rousseau pensaba que el hombre era bueno por naturaleza. El dueño de IKEA cree que el hombre, además de buena persona, es también buen carpintero. Tanto Rousseau como el dueño de IKEA creen que todos somos igual de hábiles y despiertos. Si has oído a ZP hablando inglés sabes que eso es falso.

 El 90% de la población es incapaz de instalar un ADSL. Sin embargo, te insisten y te insisten para que lo intentes, como si no tuviéramos bastante con atarnos los zapatos y cruzar un semáforo sin que nos pillen. Como si fueramos capaces de hacer tanto.

 Por desgracia, la cosa va a más. Ya no basta con el reto de ser autónomo. Ahora tienes que enfrentarte a multitud de maquinitas que te quieren cobrar, a robots telefónicos que te hacen sentir oligofrénico, a la puñetera cinta de la caja registradora que debes despejar en un minuto veinte segundos. Todo sin ayuda. It´s fun. Y las pruebas no acaban ahí. Vamos hacia un mundo en que tendremos que enfrentarnos con nuestra propia torpeza a cada rato. Así un día y otro. Un día y otro. Do it yourself.  Hagáselo usted mismo hasta que su autoestima reviente.

Explore posts in the same categories: Actualidad

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

6 comentarios en “HAGÁSELO USTED MISMO”


  1. hehehe, qué bueno Carlos

    Lo de la mirada inquisitoria de los compradores de la cola en el super es genial… Somos capataces-esclavos en cuestión de minutos y lo aceptamos con total naturalidad, jajajaja

  2. sirventes Says:

    Te interesará saber que en Londres ya no hay capataces observándote mientras empacas porque el “do it yourself” ha ido más allá. Ahora ya no hay cajeras. Tu llegas a la zona de pago, escoges tu “kiosko” de pago, escaneas tus productos mientras una voz femenina grita a los cuatro vientos “spanish omelette, 2 pounds 35 pence”, vas colocando tus productos en la bolsa, escaneas tu tarjeta de fidelización (para que el supermercado mejore el perfil que tiene de ti en su base de datos) introduces tu tarjeta de crédito y te vas. Interacción humana? Cero.

    Por cierto me ha gustado lo de poner Nike como tag. “Just do it”. Cállate y hazlo. Muy sutil…

  3. elsonidoylafuria Says:

    No sé si es mejor no ver a nadie o toparte con una cajera del DIA mascando chicle con cara de asco. Claro, que si la cajera está buena, la compra se hace más agradable.


  4. por lo menos son cajeras y puedes mirarles las tetas mientras intentas abrir las putas bolsas de plastico que no hay un dios qu elas abra a la primeraaa!!!

    muuuu buenoooo tron!!…

    amos a por ootroooo!!!…

    me voy a encender un cikilotro de la risii… que me da que tengemospa un rato aqui….


  5. Simplemente estás en otro nivel, socio.

    Un abrazo gigantesco.

  6. elsonidoylafuria Says:

    Qué va, socio, es que haber nacido en Algeciras te hace ver las cosas de otra forma. Por ejemplo, en la playa de la Concha de San Sebastián no saben lo que es toparse con alquitrán en la arena. Y allá es el pan nuestro de cada día. Todo así. Abrazote🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: