ESCRITOR

Me gustan los géneros. He escrito cuatro novelas.

06520201457000m010111.jpg

La primera se llamó Alas de Pollo. La publicó Plaza & Janés en 2002.

Alas de Pollo es la historia de un profesor de universidad que se convierte en un ídolo de masas tras participar en una tertulia de chichinabo. Una sátira sobre el mundo de la Universidad y la Televisión.

la-adivina.jpg

La segunda es La Adivina. Publicada por Maeva en 2006. Un trhiller apocalíptico sobre una niña vidente en el Berlín de la II Guerra Mundial. La escribí a medias con mi padre. Fue como volver a las novelas de aventuras y a las sesiones de cine de los sábados por la tarde, con todas aquellas pelís míticas sobre la guerra contra los nazis. Los derechos para toda Latinoamérica fueron adquiridos por la editorial Diana, de México.

puentes-volados-clavijo.jpg

La tercera es un drama, Puentes Volados. Publicada en 2007 por Tropismos. La historia de un músico que nunca se ha atrevido a dar el gran salto: dedicarse por entero a lo que de verdad le gusta. Elegir entre la obligación o la pasión. El texto fue rechazado por todas las editoriales del país. Pero al final se publicó.

La cuarta se llama El hijo de la Vid. La publicará Planeta Temas de Hoy en febrero de 2010.

Aquí abajo os dejo críticas de Puentes Volados:

Puentes volados, de Carlos Clavijo

Título: Puentes volados
Autor: Carlos Clavijo
Editorial: Tropismos
Año de edición: 2007
PVP euros: 14,50

Por Ignacio Segurado — Bestseller Blogcindario.com

Crítica:

El protagonista de Puentes volados es un joven y exitoso abogado que trabaja en el gabinete jurídico de una compañía eléctrica. Eso por fuera. Porque por dentro es un individuo desencantado, misántropo y hastiado (“trabajo en una oficina que se parece a otras oficinas” ). Un consumidor compulsivo de tecnología y productos de gourmet. Un personaje de trazos houellebecquianos. Un hijo de puta insatisfecho y con veleidades artísticas que camina por el mundo mezclando repugnancia y altanería. Un outsider cínico y un poco cobarde.

El personaje principal de Ampliación del Campo de Batalla, la novela corta de Michael Houellebecq, excreta: “Si hubiera que resumir el estado mental contemporáneo en una palabra yo elegiría, sin dudarlo, amargura”. Antonio, nuestro epidérmico abogado, reflexiona: “Hoy todo es pasar sobre las cosas”. Entre ambos hay algo más que un nexo casual, una breve descarga de antipatía. Los dos son la punta del iceberg de lo que Roger Wolfe llama en un poema “la era de la ansiedad / el tiempo de los nervios rotos”. Uno y otro sienten que el fracaso, el miedo y la renuncia son los pilares de la nueva sociedad. Es un punto de vista reaccionario, pero eso es algo que al menos el personaje de Puentes volados reconoce.

En la novela, en sus comprimidas 188 páginas, hay espacio para algo más que el odio aséptico. Hay espacio, por ejemplo, para la huída. Puentes volados es, además de un sobrio retrato de la insatisfacción posmoderna (un estereotipo que sumar a la lista), el relato de una huída hacia lo imperecedero (la inocencia hippie-ecologista o el pasado familiar marcado por la guerra y las renuncias) en contraposición a las experiencias artificiales y vicarias en las que no queda espacio para la improvisación. El paraíso del buen salvaje contra la descafeinada podredumbre contemporánea.

Podría decirse que la naturaleza y la memoria son, para Antonio, dos posibilidades jugosas pero inciertas. Dos opciones profundamente melancólicas que trata de alcanzar con más sentimentalismo que convicción, tendiendo puentes y puentes y puentes. De ahí que al terminar su lectura, lo que la novela deja es la sensación desasosegante de que, efectivamente, no hay alternativa.
Autor:

Carlos Clavijo es escritor, cómico, director y guionista español. Desde octubre de 2003 hasta junio de 2005, se encargó de la creación y dirección del late night ‘Noche sin Tregua’ en el canal Paramount Comedy. En 2002, la editorial Plaza y Janés publicaba su primera novela, Alas de Pollo, una sátira sobre un profesor de universidad que se convierte de la noche a la mañana en una estrella de la televisión. Su segunda novela es el thriller histórico La Adivina.En él cuenta la historia de Leni, una niña vidente que se gana la vida en un cabaret de Berlín en 1939. En la actualidad, Clavijo prepara una novela para el Grupo Planeta. Fuente: Wikipedia.

Tags: Puentes voladosCarlos Clavijonovela contemporanea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: